Escáneres de libros: Digitalizando millones de libros

Según Google en artículo en su blog del año 2010, desde que Gutenberg inventó la imprenta hacia 1440, se han impreso algo menos de 130 millones de libros distintos. Actualmente, más de una década después, esa cifra se estima en unos 170 millones. Aunque las obras más recientes también se benefician de las versiones digitales, muchos de los textos impresos más antiguos continúan estando disponibles exclusivamente en formato físico. Si la última pandemia nos ha enseñado algo en este aspecto, es que el acceso a lugares públicos como bibliotecas y archivos no está garantizado, y ese es uno de los motivos por los que los escáneres de libros son cada vez más populares.

 

¿Qué es un escáner de libros?

Como su nombre lo indica, se trata de un dispositivo que digitaliza los libros físicos y el material impreso, convirtiéndolos en imágenes, texto electrónico o libros electrónicos (e-books). En términos tecnológicos, un escáner de libros puede consistir sencillamente en una caja de cartón, una cámara sobre un trípode y su mano actuando a modo de controlador. Por otro lado, también pueden tener múltiples partes móviles, captura controlada por ordenador y cámaras de alta resolución. Algunos cuentan incluso con un brazo robótico que pasa cuidadosamente las páginas del libro durante el proceso de escaneo.

 

¿Cómo funciona un escáner de libros?

Normalmente, los escáneres de libros modernos están compuestos de cinco elementos básicos, aunque los modelos de gama alta pueden incorporar otros, como la tecnología de succión o cámaras de infrarrojos que permiten detectar y ajustarse automáticamente a la forma tridimensional de la página.

 

Iluminación

Aunque algunos escáneres permiten el uso de luz natural, es fundamental disponer de una fuente de luz específica para capturar imágenes de alta calidad. Estas deben ser luces potentes y uniformes dispuestas, idóneamente, de forma que minimicen el brillo y los reflejos. La mayoría de los escáneres de libros disponen de fuentes de luz situadas en ambos lados de la cámara, montadas en un armazón o soporte físico que les permite suministrar una iluminación uniforme.

 

Cámaras

Dependiendo del modelo, normalmente un escáner de libros cuenta con una o dos cámaras. La versión más sencilla es el escáner con una cámara de accionamiento manual, pero fácil de usar. El libro permanece abierto sobre un soporte plano mientras una cámara suspendida capta imágenes de las distintas páginas. No obstante, y en función del tamaño del libro, podría necesitarse un software corrector para anular la distorsión de la imagen resultante y recrear la imagen original de la página. Los modelos de escáneres de libros más avanzados incluyen dos cámaras. Cada cámara debe estar situada de forma segura y alineada para apuntar directamente al centro de la página que está escaneando. Es posible que ambas cámaras capturen páginas simultáneamente, una imagen de cada página abierta. De este modo, y en combinación con un soporte para libros en V, las imágenes resultantes prácticamente no precisarán la corrección por software.

 

Placa

Entre los principales retos a la hora de escanear libros encuadernados, sobre todo de gran tamaño, se encuentra el hecho de que, al disponerlos en plano, la zona de la página más próxima al lomo se curva notablemente durante el escaneo, provocando así la distorsión del texto en esa parte de la imagen digital. En lugar de separar el libro en páginas individuales, desencuadernarlo o incluso destruirlo durante el proceso, existe un método no destructivo que consiste en sujetar el libro en un soporte en V para fotografiarlo. De esta forma, la curvatura próxima al lomo resulta mucho menos pronunciada, sobre todo al presionar las placas de plástico o vidrio contra la página para aplanarla y asegurar su horizontalidad. Sin duda existen diversos algoritmos informáticos que pueden servir de ayuda para "enderezar" las páginas tras la captura, pero siempre resulta más fiable capturar las páginas planas desde el principio.

 

Libro

El libro se mantiene dispuesto en la zona central de cualquier escáner de libros. Este se presiona alternativamente contra la placa para su escaneo, y seguidamente se retira para poder pasar de página, un proceso plenamente automatizado en los modelos de escáneres de libros más avanzados. Por otro lado, si escanea un ejemplar único, continuará siendo obligatorio realizar la operación de forma manual para evitar ocasionar cualquier daño al libro.

 

Plataforma

La plataforma se encuentra en la base del escáner de libros, que soporta el lomo y el dorso del libro sometido a digitalización. Pese a que cualquier contacto con el libro ocasionará un leve desgaste, la plataforma en V puede ayudar a minimizar este riesgo que conlleva su escaneo.

 

¿Por qué usar escáneres de libros?

Aunque es indudable que los libros físicos conservan un cierto encanto, cada vez más lectores optan por disfrutar de ellos en sus tabletas y teléfonos inteligentes. Asimismo, la digitalización de libros a gran escala ofrece varias ventajas: permite el acceso remoto a la información, simplifica la indexación y la búsqueda de contenidos al tiempo que salvaguarda textos y escrituras que, de otro modo, podrían quedar expuestos a riesgos ambientales, pérdida y robos. Otra de sus finalidades es ayudar en la restauración de libros dañados, recuperar su buen estado y que puedan volver a consultarse con facilidad.

 

Dada la facilidad para acceder a los libros digitalizados, bien online o descargándolos para su consulta sin conexión, es posible compartirlos fácilmente en la nube u otras plataformas online, en cualquier momento y lugar. Cabe señalar que es posible reducir significativamente los costes de reimpresión, incluidos los secundarios como la gestión de equipos, el mantenimiento de los registros en papel y el coste del espacio ocupado, ayudando así a alcanzar una buena rentabilidad. Por último, la digitalización de libros a escala puede significar un importante aporte a su impacto ecológico, dado que elimina la necesidad de hacer fotocopias e imprimir múltiples ejemplares, traduciéndose así en un notable ahorro de papel.

 

El mejor escáner de libros es justo el que necesita

Si se realiza correctamente, la digitalización puede ayudar a las organizaciones, bibliotecas, archivos y editoriales a reducir costes, obtener una producción digital de alta calidad y mejorar la rentabilidad de su inversión. No obstante, el éxito de la digitalización de libros a escala requiere conocimientos especializados y programas informáticos especiales, como el reconocimiento óptico de caracteres (OCR).

 

Dyanix, el asesor de confianza a su disposición

En Dyanix, estamos a su disposición y estudiaremos sus necesidades exactas. Con esos datos, le proporcionamos el hardware y los servicios profesionales de digitalización de libros más adecuados para su caso en concreto. Nuestros técnicos, ampliamente formados y experimentados, garantizan una digitalización de alta calidad en cada fase del proceso de conversión, incluyendo la asistencia necesaria para la preparación de archivos, introducción de datos, generación de imágenes y control de calidad. Contacte con nosotros rellenando el formulario o llamándonos al +31 30 7901 900 para solicitar información, precios y presupuestos personalizados de los mejores profesionales de su zona. Nuestro equipo especializado está deseando respaldar su proyecto de digitalización del mejor modo posible.

Left column
Center column
Right column
Left column